ALBERTO DURERO
ALBERTO DURERO
(Albrecht Dürer; Nuremberg, 1471 - 1528) Pintor y grabador alemán. Fue la figura más importante del Renacimiento en Europa septentrional, donde ejerció gran influencia como transmisor de las ideas renacentistas, a través de sus grabados. Se formó en una escuela latina y recibió conocimientos sobre pintura y grabado a través de su padre, orfebre, y de Michael Wolgemut, el pintor más destacado de su ciudad natal. Como era habitual en la época, al concluir sus estudios realizó un viaje, a través de Alemania y Venecia (1494), ciudad a la que regresaría en 1505 recibiendo las influencias de Andrea Mantegna y Giovanni Bellini, además de asimilar los principios del humanismo. Previamente había contraído matrimonio y abierto un taller en su Nuremberg natal, donde se dedicó a la pintura (Retablo Paumgärtner) y sobre todo al grabado. Después de una segunda estancia en Italia, pintó algunas obras de grandes dimensiones como El martirio de los diez mil, en las que incorporó la riqueza del colorismo veneciano en composiciones de gran dinamismo. También por entonces pintó las figuras de tamaño natural de Adán y Eva, pieza clave de su creación artística. Tal era su fama que fue nombrado pintor de corte del emperador Maximiliano I de Habsburgo (1512); también el emperador Carlos V lo reclamó. De Maximiliano realizó retratos de carácter que rivalizan en perfección con los diversos autorretratos del pintor, quizá lo más conocido de su obra. Durero se retrató a sí mismo desde temprana edad y mantuvo siempre esta costumbre, reflejo del nuevo interés renacentista por el hombre, y en especial el artista. Durante los últimos años de su vida, trabajó en la ejecución de un retablo para su ciudad natal: Los cuatro apóstoles. Obra que refleja el trabajo de toda una vida, en particular los numerosos estudios que había hecho sobre las proporciones y la monumentalidad de la figura humana. Refiriéndose a sus múltiples grabados y la excelencia de su dibujo, Erasmo de Rotterdam le dedicó la mejor alabanza que un humanista podía hacer de un pintor, al definirlo como el «Apeles de las líneas negras».
ALVISE VIVARINI
ALVISE VIVARINI
Alvise Vivarini, también llamado Luigi Vivarini (Murano, c. 1446 - Venecia, 1503), fue un pintor renacentista italiano que trabajó principalmente en la ciudad de Venecia. Hijo de Antonio Vivarini y sobrino de Bartolomeo Vivarini, pertenecía a una familia de pintores, por lo que su primera formación fue en el taller familiar en la ciudad de Murano. En su evolución posterior recibió influencias de Giovanni Bellini, Antonello da Messina y Andrea Mantegna. A partir de 1488 Alvise estuvo empleado por el gobierno de la Serenísima República de Venecia, lo que indica su posición de prestigio entre los artistas y autoridades de la ciudad. Es considerado un artista de transición, pues su obra temprana contiene elementos del gótico tardío, incorporando en su madurez elementos de perspectiva, paisaje y tratamiento del color propios del Renacimiento.
ANDREA MANTEGNA
ANDREA MANTEGNA
Andrea Mantegna (Isola di Carturo, ca. 1431 – Mantua, 1506) fue un pintor del Quattrocento italiano. Nació en Isola di Carturo, en las cercanías de Padua. De niño, solía guardar ganados aunque consiguió ser, por sus propios méritos, caballero. Igualmente, a los 10 años comienza a trabajar en el taller de pintura de Francesco Squarcione en Padua. Este, al descubrir su gran talento, lo adoptó. Con el propósito de que Andrea aprendiera más de lo que él sabía, le hizo estudiar copias de yeso de estatuas antiguas y algunas pinturas sobre tela, principalmente originarias de Toscana y Roma. A los diecisiete años hizo la pintura para el altar mayor de Santa Sofía, en Padua. Luego, le asignaron a Squarcione la decoración de la capilla de San Cristóbal, en la iglesia de los frailes Ermitaños de San Agustín, y este confió el trabajo a Niccolò Pizzolo y a Andrea. Niccolò hizo al Padre Eterno, y Andrea pintó los cuatro Evangelistas. Es también a los 17 años cuando se independiza, cansado de que su talento artístico fuera apropiado por su mantenedor. Además, en 1453 se casa con Nicolosia Bellini hermana de los también reconocidos artistas Giovanni Bellini y Gentile Bellini, y, por tanto, hija de Jacopo Bellini, rival de Squarcione. Este hecho le llevará a la enemistad con el que había sido su maestro. En 1459, Luis III Gonzaga convence al autor para que se traslade a Mantua. A partir de este momento trabajará toda su vida para la familia Gonzaga, bajo el mecenazgo directo de Isabel de Este, marquesa de Mantua y esposa de Francisco II Gonzaga. Como principal fruto de estos casi 50 años de patronazgo artístico quedan los dos trabajos más importantes de Mantegna: la decoración mural de la «Cámara de los esposos» en el Palacio Ducal de los Gonzaga y Los triunfos del César, serie de grandes lienzos que hoy se conserva en el palacio de Hampton Court en Gran Bretaña.
ANTONELLO DA MESSINA
ANTONELLO DA MESSINA
Antonello da Messina. (ca. 1430, cerca de Mesina - 1479, Mesina) fue un pintor cuatrocentista italiano. Está considerado como uno de los introductores de las técnicas pictóricas al óleo en Italia. Integrante de una familia del gremio de artesanos cinceladores, muy pronto evolucionó hacia las bellas artes, destacándose como el pintor que realiza una síntesis conteniendo tanto la condición atmosférica de la pintura flamenca, como la perspectiva que tiende hacia lo monumental de la pintura italiana. De 1445 a 1446 aprende en el taller de Colantonio, en Nápoles. En la década del 50 trabaja en Milan para los Sforza y realiza un encargo para Regio de Calabria. A partir de los 60 su pintura se vuelve decididamente renacentista siendo influído por Piero della Francesca. Para los 70 ya es célebre en toda Italia, siendo contratado en Venecia. En Venecia visita el taller de Giovanni Bellini, siendo esta también una importante influencia en sus últimas obras. De él dijo el crítico italiano Adolfo Venturi: "Clásico sin haber estudiado a los clásicos, minucioso, exacto como un maestro flamenco, luminoso como Piero della Francesca".
BONIFACIO BEMBO
BONIFACIO BEMBO
Bonifacio Bembo (Brescia, 1420) fue un pintor y miniaturista italiano. Desconociéndose la fecha de su muerte, se sabe que permaneció activo entre 1447 y 1477. Perteneciente a una familia de pintores, su padre Giovanni Bembo y sus hermanos Benedetto y Andrea también eran pintores activos en Cremona y Parma. Educado en el estilo gótico, pronto fue atraído por la manera renacentista. Después de entrar en contacto con Giorgios Gemistos Plethon absorbió el idealismo neoplatónico. Trabajó principalmente en Cremona, patrocinado por la familia Sforza, siendo comisionado para pintar los retratos de Francisco Sforza y su mujer Bianca María Visconti, en 1460. Pintó retratos, frescos, escenas bíblicas, y también se le atribuye el diseño del tarot comisionado por Bianca Visconti-Sforza. Se cree que la baraja fue pintada en 1450, siendo una de las primeras pintadas por un artista. Bembo pintó 72 de las 78 cartas, las 6 restantes están pintadas con otra mano, se cree que de Antonio Cicognadra, en reemplazo de naipes perdidos de la baraja original. Entre sus obras se encuentran los frescos de la iglesia de Sant'Agostino de Cremona y los retratos de Francesco Sforza y de su esposa Bianca Maria Visconti (ambos de 1462), que se encuentran en la Pinacoteca de Brera, Milán. También se le atribuyen las 289 ilustraciones a lápiz y tinta del Codice Palatino 556.
BOTTICELLI
BOTTICELLI
Sandro Botticelli (Florencia, 1445- 1510), fue un pintor del Quattrocento italiano. Pertenece a la tercera generación cuatrocentista, encabezada por Lorenzo de Médici el Magnífico y Angelo Poliziano. Procuraron la libertad de conducirse humanamente, recogida de la antigüedad clásica. La reputación póstuma del artista disminuyó en los siglos siguientes, pero fue recuperada a finales del siglo XIX; desde entonces, su obra se ha considerado exponente máximo de la gracia lineal de la pintura del primer Renacimiento. El nacimiento de Venus y La primavera son, actualmente, dos de las obras maestras florentinas más conocidas. Se expusieron por primera vez en la galería de los Uffizi, Florencia, en 1815. A los 14 años ingresó al taller de Fra Filippo Lippi, de quien recibió su mayor influencia. Botticelli creó el tipo florentino de mujer. De los Médici recibió numerosos encargos. A los 30 años ya era un pintor muy famoso, recibiendo encargos de otras ciudades. En 1481 fue llamado a Roma junto a otros artistas por el papa Sixto IV, para pintar frescos en las paredes de la Capilla Sixtina. En su pintura se fusionan temas cristianos y paganos y el esteticismo es elevado a elemento trascendental del arte. El refinamiento de su dibujo, la gracia de las formas en una atmósfera de colores claros y brillantes son distintivos de su pintura.
CARLO CRIVELLI
CARLO CRIVELLI
Carlo Crivelli (Venecia, 1435 - 1495) fue un pintor italiano del Quattrocento. Pasó sus primeros años en el Veneto, donde absorbió las influencias de Vivarini, Squarcione y Mantegna. Se afirma que estudió con Jacobello del Fiore. Realizó la mayor parte de su obra en la Marca de Ancona, desarrollando un estilo propio que, basado en un dibujo lineal que no se pierde en la pintura, de gran plasticidad y lujo de detalles, combina elementos estilísticos del gótico tardío con un manejo del color y de la perspectiva renacentista. Aun cuando el oleo ya estaba ampliamente difundido en el medio, pintó siempre al temple., medio que se avenía mejor a una pintura de dibujo muy preciso y gran refinamiento en los detalles. A fines del siglo XV fue nombrado caballero por Fernando II de Nápoles. Su obra es exclusivamente de temas religiosos, siendo muchas de ellas encargos de los Franciscanos y de los Dominicos. Su obra permaneció casi olvidada, hasta el siglo XIX en que los pintores prerrafaelitas ingleses volvieron sobre ella su atención.
COSME TURA
COSME TURA
Cosimo Tura o Cosmè Tura (Ferrara, h. 1430 - 1495), fue un pintor del cuatrocento italiano. Está considerado uno de los fundadores de la Escuela de Ferrara. Fue el pintor oficial de los duques de Ferrara. Se formó en el taller de Francesco Squarcione de Padua. Más tarde obtuvo el mecenazgo de los duques Borso de Este y Hércules I de Este. Fue maestro de Francesco del Cossa y Francesco Bianchi. Además de pintor, realizó labores de escenógrafo en fiestas y torneos y dibujó cartones para tapices. Trabajó en la decoración de las habitaciones, del estudio y de la biblioteca de Giovanni Pico della Mirandola. Proyectó los frescos del Palacio Schifanoia de Ferrara. La pintura de Tura, se acerca en sus escenografías a un realismo fantástico, resuelto en un tratamiento pictórico casi escultórico. En Ferrara, realizó junto a Francisco del Cossa, parte de los frescos del Palacio Schifanoia : una decoración concebida en base a los meses del año y los correspondientes signos zodiacales. La serie contiene además retratos contemporáneos de músicos, trabajadores, y carrozas de carnaval en desfiles idílicos.
FRA ANGELICO
FRA ANGELICO
Guido di Pietro, más conocido como Fra o Fray Angélico ( Vicchio, Florencia, hacia 1395 - Roma, 1455) fue un pintor cuatrocentista italiano que supo combinar la vida de fraile dominico con la de pintor consumado. Fue beatificado por Juan Pablo II en 1982. Fray Angélico combinó la elegancia decorativa del gótico, en particular del gótico internacional de Gentile da Fabriano, con el estilo más realista de otros maestros del renacimiento como el pintor Masaccio y los escultores Ghiberti y Donatello, que trabajaban en Florencia, y aplicó también las teorías sobre la perspectiva de León Battista Alberti. Las expresiones de devoción en los rostros son muy logradas, así como la utilización del color que consigue dar mayor intensidad emotiva a la obra. Su maestría en la creación de figuras monumentales, en la representación del movimiento y en la capacidad para crear planos de profundidad a través de la perspectiva lineal, especialmente en los frescos realizados en Roma, lo confirman como uno de los pintores más importantes del primer Renacimiento. Giorgio Vasari en su libro Vida de los mejores, pintores, escultores y arquitectos se refiere a él como Fra Giovanni Angelico, poseedor de un "raro y perfecto talento" y menciona que "nunca levantó el pincel sin decir una oración ni pintó el crucifijo sin que las lágrimas resbalaran por sus mejillas".
FRA FILIPPO LIPPI
FRA FILIPPO LIPPI
Fra Filippo di Tommaso Lippi (Florencia, 1406-Spoleto, 1469), conocido como Fra Filippo Lippi, fue un pintor cuatrocentista italiano. Quedó huérfano a temprana edad, siendo educado en un convento carmelita. Fue discípulo de Masaccio, quien tuvo gran influencia en su obra. Por su pericia y la gracia de su dibujo obtuvo el apoyo de los Medicci, recibiendo encargos de Cosme el Viejo, para quien pintó La Anunciación y los Siete Santos. Inquieto y reacio a las ataduras, se dice que Cosme de Medici lo encerraba para obligarlo a trabajar. Tuvo un hijo -el también afamado pintor Filippino Lippi- con la novicia Lucrezia Buti, quien fue su modelo para la figura de la virgen. Fue maestro de Boticelli. Su obra se caracteriza por la elegancia de su dibujo, el naturalismo en las expresiones de sus modelos y los delicados paisajes que encuadraban sus composiciones.
FRANCESCO DEL COSSA
FRANCESCO DEL COSSA
Francesco del Cossa (Ferrara h.1436 – Bolonia 1478) Francesco del Cossa nació en Ferrara, hijo de un cantero. Uno de los primeros documentos que de él se tienen es de 1456 cuando era el ayudante de su padre, Cristofano del Cossa, que en aquel tiempo estaba dedicado a la pintura de las tallas y estatuas del altar mayor de la capilla del palacio obispal en Ferrara. Se sabe que viajó fuera de Ferrara cuando estaba a finales de su veintena o principios de su treintena. Su obra más importante forma parte de los murales del Palacio Schifanoia de Ferrara, que realizó junto a Cosme Turá, cuando ya era un pintor de renombre: son atribuídos a Del Cossa las salas correspondientes a los meses de marzo, abril y mayo. La mayor parte de su carrera transcurrió en la ciudad de la Emilia-Romagna. Son raros los documentos que nos hablan de su formación artística. Francesco del Cossa abandonó Ferrara y se marchó a Bolonia en 1470. En Bolonia obtuvo muchos encargos gracias al mecenazgo de la familia Bentivoglio. Allí pintó varias de sus obras dos obras maestras, entre ellas : la Virgen y Niño con dos santos. y un retrato de Alberto de' Catanei (1474) y fresco de la Virgen del Baracano, representando a la Virgen y Niño con retratos de Giovanni Bentivoglio y Maria Vinziguerra (1472) Conocido sobre todo por sus frescos, es considerado el maestro más importante de la escuela de Ferrara.
GIORGIONE
GIORGIONE
Giorgio Barbarelli da Castelfranco, más conocido como Giorgione (Castelfranco Véneto, h. 1477/1478-Venecia, 1510) fue un pintor italiano del Alto Renacimiento, representante destacado de la escuela veneciana, cuya carrera quedó interrumpida por su temprana muerte, con poco más de 30 años. Giorgione es conocido por la poética calidad de su trabajo, aún cuando muy pocos cuadros se le atribuyen con certeza. Dejó también varios inacabados, que completaron otros pintores. Esto, unido a la escasez de datos biográficos y las dudas que plantea el significado de algunas de sus pinturas, lo han convertido en uno de los pintores más misteriosos de la historia del arte europeo. Junto con Tiziano, que era un poco más joven, y tras Giovanni Bellini, es el iniciador de la escuela veneciana dentro de la pintura renacentista, que logra gran parte de su efecto mediante el color y el ambiente, tradicionalmente opuesta a la preferencia por el dibujo de la pintura florentina. Su talento fue pronto reconocido. En 1504, le fue encargado un retablo para la catedral de su ciudad natal, Castelfranco. De 1507 a 1508 trabajó, junto a otros artistas de su generación como Tiziano, en los frescos de la fachada del nuevo edificio del Fondaco dei Tedeschi. También pintó por encargo para coleccionistas privados y en esto se diferencia de otros artistas de su tiempo, que trabajaron sobre todo para grandes instituciones públicas o para la Iglesia. Vasari destaca en la biografía del pintor al encuentro con Leonardo da Vinci, en la visita que este realizó a Venecia en 1500, acontecimiento que influyó en su obra. Todos los relatos coinciden al presentar a Giorgione como persona de encanto distinguido y romántico, gran amante y músico, inclinado a mostrar la gracia sensual e imaginativa de la Venecia de su época, con un toque de poética melancolía. También las fuentes antiguas lo presentan como alguien que hizo avanzar la pintura veneciana de manera análoga a lo que hizo Leonardo con la pintura toscana más de veinte años antes. liberando al arte de la rigidez arcaica para darle plena libertad. A Giorgione se le ha relacionado muy estrechamente con Tiziano, de quien habría sido maestro, según Vasari, aunque Ridolfi afirma que los dos fueron alumnos de Bellini.