ANNE VALLAYER
ANNE VALLAYER
Anne Vallayer (París, 1744 - 1818) fue una pintora francesa. Está considerada como una de las pintoras de naturaleza muerta más importante de la Francia de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Estudió con Madeleine Basseporte y Claude Joseph Vernet. Fue admitida en la Academia Real de Pintura y Escultura Francesa en 1770 como pintora de bodegones, y expuso en el Salón del año siguiente. En 1780 fue nombrada pintora de la reina María Antonieta. Continuó pintando una amplia gama de temas que incluían animales, bajorrelieves, trampantojos, miniaturas y retratos de tamaño completo, que reflejaban la opulencia de la aristocracia francesa. Debido a su estrecha asociación con María Antonieta, su carrera sufrió durante la Revolución Francesa. Ella continuó exhibiendo en el Salón, sin embargo, hasta el año antes de su muerte en París el 28 de febrero de 1818.
CANALETTO
CANALETTO
Canaletto, cuyo verdadero nombre fue Giovanni Antonio Canal (Venecia, 1697 - 1768), fue un pintor italiano, famoso por sus paisajes urbanos de Venecia dentro del nuevo género de la veduta. Hijo del pintor Bernardo Canal, tomó el nombre de Canaletto para distinguirse de él; Bernardo trabajaba como escenógrafo teatral. Bajo su influencia, el artista empieza a familiarizarse con grandes paisajes urbanos a la vez que empieza a estudiar con Luca Carlevarijs, pintor de escenas callejeras. En 1719, Canaletto se desplaza junto a su padre a Roma para pintar durante un año las decoraciones de las óperas de Scarlatti. A partir de 1720/30 Canaletto empieza a recibir encargos imporftantes convirtiéndose su mejor cliente el cónsul ingles Joseph Smith. Entre 1746 y 1755 Canaletto vive en Inglaterra, debido a lo cual buena parte de su obra se encuentra en museos y colecciones de ese país.
CHARDIN
CHARDIN
Jean-Baptiste-Siméon Chardin (París, 1699 – 1791), está considerado como uno de los más importantes pintores franceses del siglo XVIII. Se le conoce principalmente por sus naturalezas muertas y sus retratos. Fue alumno de Pierre Jacques Cazes, pintor de paisajes. A pesar de píntar más que nada bodegones, su trabajo fue bien apreciado. Sus obras poseen una frescura de trazo que anticipa los cambios que la pintura vivirá un siglo más tarde. En 1757 Luis XV le concedió una vivienda oficial en las galerías del Louvre. En 1767 fue aceptado como asociado libre en la Academia de Bellas Artes de Ruan. En el siglo XVIII era usual hacer copias de las obras, siendo Chardin uno de los pintores más copiados. Los cuadros originales fueron adquiridos, entre otros por Catalina Segunda de Rusia, Federico Segundo el Grande, Luis XV de Francia, o Luisa Ulrica de Prusia, Reina de Suecia. En la década de 1770, al perder vista, se dedicó al pastel, técnica en la que realizó varios retratos, entre ellos el de su mujer y un Autorretrato que fueron expuestos en el Salon de 1775 y que se conservan en el Louvre. Un siglo más tarde su obra se volvió referencia para artistas como Manet, Cézanne y Morandi.
JEAN-ETIENNE LIOTARD
JEAN-ETIENNE LIOTARD
Jean-Étienne Liotard ( 1702, Ginebra – 1789) Pintor suizo, hijo de un joyero. Con su pintura de tiza de color y sus retratos, le dio forma a la imagen del rococó y es uno de los pintores más importantes de la segunda mitad del siglo 18. Recibió su primer entrenamiento como pintor en Ginebra, en el estudio de Daniel Gardelle. En 1923 se mudó a París y fue aprendiz de los pintores Jean-Baptiste Massé y François Lemoyne. Luego practicó grabado en el estudio del marqués Puysieux en Nápoles. En 1735, Liotard trabajó en Roma, donde pintó retratos del papa Clemente XII y varios cardenales. Viajó a Viena, Londres, Venecia, Londres, Ámsterdam, Lyon, Frankfurt, donde recibió numerosas comisiones por retratos. Entre sus clientes se encontraban emperadores, princesas, aristócratas y representantes de los círculos más altos. Se le permitió representar al emperador Franz Stephan de Lorena, María Teresa y sus hijos, el Príncipe y la Princesa de Gales, el rey Luis XV y muchos otros. Rápidamente obtuvo una buena reputación como retratista. Al realizar repetidos viajes por Italia, Grecia y el Imperio Otomano, se inspiró en el ambiente oriental, creando representaciones de personas en trajes turcos y escenas domésticas. Durante este período obtuvo el apodo de "el pintor turco". El estilo de vida y las tradiciones lo impresionaron tanto que extendió su estadía, permaneciendo durante cinco años en Constantinopla, la Estambul de hoy. Entre sus obras más famosas se cuenta "La chica del chocolate". Sus dibujos en colores pastel con tizas fueron especialmente apreciados en la corte vienesa y francesa. Después de su larga vida errante, en 1758 se estableció en su ciudad natal, Ginebra, donde salvo esporádicos viajes permaneció sus últimos 30 años de vida; en su período de madurez escribió un Tratado de los principios y reglas de la pintura, en el que afirmaba que la pintura debería ser espejo de la naturaleza. Esta su firme convicción es observable especialmente en sus retratos, pero también en los bodegones y paisajes que realizó en la última etapa de su vida.
JOSHUA REYNOLDS
JOSHUA REYNOLDS
Joshua Reynolds, 1723 – 1792), fue uno de los más importantes e influyentes pintores ingleses del siglo XVIII, especialista en retratos y promotor del "Gran estilo" en pintura que propiciaba la idealización de lo imperfecto. Estudió entre 1740 y 1743 con el pintor de retratos Thomas Hudson, luego pasó dos años en Italia estudiando a los grandes maestros. Fue uno de los fundadores y el primer Presidente de la Royal Academy. Junto con su rival Thomas Gainsborough, dominó el retrato inglés durante la segunda mitad del siglo XVIII.
THOMAS GAINSBOROUGH
THOMAS GAINSBOROUGH
Thomas Gainsborough (Suffolk 1727- 1788) fue un pintor de paisajes y retratista inglés. Se formó con el grabador francés Hubert François Gravelot y después con William Hogarth y su escuela. Más tarde estudió pintura con Francis Hayman, pintor de temas históricos. En Londres conoció la moda francesa y empezó a practicar la pintura de paisaje,aunque esta no se vendía muy bien. Los retratos eran una fuente de ingresos mejor, pero aún así no renunció a introducir paisajes de fondo en sus cuadros. En ese sentido fue uno de los pioneros en mezclar dos géneros. Su notoriedad fue creciendo y ayudó a fundar la prestigiosa Royal Academy en 1769, institución en la que rivalizaba con Joshua Reynolds, con quien se enfrentaría en varias ocasiones. Gainsborough acabó pintando paisajes ordinarios, y su estilo fue haciéndose cada vez más sencillo, lo que a la larga supondría una influencia crucial en la escuela paisajista británica del siglo XVIII y la posterior, con Constable a la cabeza. Aplicaba su pintura de manera rápida, con pinceladas muy sueltas, pasando a llevar las estrictas reglas académicas. Había cierta poesía en sus paisajes que hacía recordar la luz tenue de los paisajes flamencos. De sus pinturas dijo Constable: «Mirándolas, encontramos lágrimas en nuestros ojos y no sabemos qué las provoca». Él mismo dijo, «Estoy harto de retratos, y estoy deseando coger mi viol-da-gam y marcharme a alguna dulce aldea, donde pueda pintar paisajes y disfrutar del último tramo de la vida en la tranquilidad y la facilidad». Su obra posterior se caracterizó por una paleta ligera y pinceladas más sintéticas y sueltas.
TIEPOLO
TIEPOLO
Giambattista Tiepolo (Venecia, 1696-Madrid, 1770) fue un pintor y grabador italiano, considerado el último gran pintor de la era barroca. Es una de las figuras más importantes del rococó italiano. Su maestro fue Gregorio Lazzarini, pero aprendió aún más de la obra de los maestros que le precedieron: Tiziano, Tintoretto y, sobre todo, Veronés. El claroscuro del barroco da paso en él a los colores claros. Pintor fecundo e imaginativo, alcanzó enorme éxito, y recibió encargos de Venecia, Milán, Bérgamo y Vicenza. Fue asistido en Venecia por un experto en perspectiva, Gerolamo Mengozzi-Colonna. El éxito de estos frescos hizo que se le contratara en otros lugares de Europa, como la Residencia de Wurzburgo y, al final de su carrera, en Madrid. Partió a Madrid (donde fallecería), llamado por el rey Carlos III, a principios del año 1762. Su tarea principal fue decorar al fresco varios techos del Palacio Real de Madrid. Sus principales trabajos en Madrid fueron los frescos del Palacio Real y una serie de cuadros para el altar del convento de San Pascual de Aranjuez. Cuando falleció, su estilo empezaba a ser cuestionado y este altar fue desmontado y mutilado, para ser sustituido por otras obras al gusto neoclásico.